Archive for Ciencia

CIEN AÑOS DE MUJERES UNIVERSITARIAS EN EL PERÚ. 1908-2008


Texto preparado para la exposición realizada en la Biblioteca Central de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Programa de Estudios de Género. Del 10 al 28 de Noviembre del 2008.[1]

  Odalis Rocío Valladares Chamorro. Bachiller en Historia.

 La generación de mujeres ilustradas

 En los años posteriores a la independencia de España la escena política en el Perú estuvo marcada por las tensiones entre caudillos militares. Era una sociedad violenta, donde las instituciones no lograban un grado aceptable del monopolio de la violencia legal. Esto inhibía las posibilidades educativas de las mujeres, lo que determinó también el escaso acceso a la escritura y a los espacios públicos que, además, eran bastante precarios. Sin embargo, las mujeres encontraron maneras de romper las ataduras domésticas, y buscaron espacios en los intersticios del patriarcado.

 Una de las varias expresiones de este proceso fue la proliferación de la producción escrita en la ciudad y de las publicaciones de autoras.

 En las veladas literarias las mujeres escritoras fueron un ingrediente básico para la formación de la opinión pública peruana, y el motivo central que éstas abordaron en ellas fue la independencia femenina. La inclusión de las mujeres no como objeto sino como sujeto de debate, resignificando la experiencia del pasado y del futuro a través de sus propias rebeldías. Las veladas literarias, auspiciadas apasionadamente por mujeres como Juana Manuela Gorriti, y por Clorinda Matto luego, son expresiones de las relaciones entre escritura e individualidad. Esto va al lado de la emergencia de las aspiraciones de autonomía femeninas en el horizonte de la cultura pública.

Juana Manuela Gorriti. 1818 - 1892

                                 

Clorinda Matto de Turner. 1852 – 1909

 La recuperación del Perú de la derrota de la Guerra del Pacífico coincide con una excepcional actividad de las mujeres a favor de la educación secundaria femenina. Tal actividad propició la fundación de numerosas escuelas y colegios femeninos laicos, así como la aparición de crítica cultural y publicaciones periódicas orientadas a la difusión de la importancia que tenía para el país y para las mujeres la expansión de la escolaridad.

Mercedes Cabello de Carbonera. 1845 - 1909

Teresa Gonzales de Fanning. 1836 – 1918

 1908: La apertura de la Universidad a las mujeres

 “En los albores del siglo pasado, habría parecido una osadía, el que la mujer pretendiera, en el Perú, ingresar a la Universidad, lugar dedicado a los eminentes varones, quienes con su talento y luces, se encargarían de sostener las grandes verdades de la ciencia.

 Nuestra Universidad Mayor de San Marcos, tuvo siempre un carácter eminentemente conservador, y así fue como se sostuvo una especie de barrera para la mujer, de quien se afirma a cada paso, que no debía profundizar mucho en sus estudios porque corría el grave riesgo de debilitar su fe; y para mantenerla en el culto exclusivo del hogar, y en su obediencia sumisa al hombre, debía ser un tanto ignorante (…)

Permisos del Congreso de la República autorizando el ingreso y la matrícula de estudiantes mujeres en la Universidad. 1899 y 1902

Ha sido indudablemente en el siglo que vivimos, cuando el impulso de la mujer peruana, ha llegado a hacerse irresistible, y sin reparar en ninguna de las formas presentadas, para crearle atajos, los ha vencido y consigue ser admitida sin reparos de ninguna clase (…)

 Cada año acrece, no sólo el número de graduadas, sino el contingente de matriculadas de distintas facultades, lo que habla muy alto de la mujer moderna, que prefiere apartarse del dominio exclusivo de las frivolidades y de las minucias sociales (…) para dedicar su inteligencia a los escarceos, en que se marcha de frente, hacia la luz que conduce a alcanzar la conquista de la verdad.”

 En: García y García, Elvira. La Mujer Peruana a través de los siglos. 2do Vol. Lima: Imprenta Americana, 1924-1925.

Las primeras universitarias

 El ingreso de las mujeres a la universidad, no sólo ha significado la conquista de un derecho fundamental, sino también la ampliación de los campos de desarrollo intelectual y cultural para las mujeres.

 Que las mujeres participen activamente -y no sin obstáculos, muy a pesar de sus luchas- en la producción de saberes dentro de la universidad, no sólo es medible en cuanto a igualdad con los hombres se refiere, sino sobre todo constituye la búsqueda de libertad: Hacerse forjadoras de sus propios destinos.

D.L. 801 Permite el libre ingreso de las Mujeres a la Universidad

                                   

  

Han sido 100 años fructíferos para las mujeres en la universidad, y de eso da cuenta la amplia gama de disciplinas desde las cuales han creado pensamiento y práctica académicos y políticos. Hemos intentado en esta parte de la muestra, plasmar a través de fotografías generosamente prestadas por el Archivo de Relaciones Públicas de San Marcos, la pluralidad de campos donde se han desarrollado las mujeres desde  aproximadamente la década del 50 hasta el presente en nuestra universidad. Pluralidad que deseamos resaltar contra todo encasillamiento genérico que afecta la recepción de las creaciones intelectuales y artísticas de las mujeres.

Mujeres y universidad hasta la actualidad

El proceso del ingreso de la mujer a los estudios universitarios se dio en un clima de debate sobre la capacidad intelectual que la mujer tenía para el conocimiento y el rol que debía cumplir en la sociedad. Sin embargo a pesar de las opiniones encontradas al respecto, en el Perú  fueron varias las mujeres que pudieron realizar estudios universitarios, entre los casos más destacados de mujeres que siguieron estudios universitarios antes 1908, año en el que se promulga la Ley 801 que permite el acceso a los grados académicos para las mujeres, podemos mencionar a María Trinidad Enríquez quien ingresó a la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Cusco en 1875, convirtiéndose en la primera mujer en ingresar a una universidad, aunque no llegó a graduarse debido a la imposibilidad que tenían las mujeres en ese entonces para ejercer derechos políticos, privilegio concedido sólo a los hombres.

En la Universidad de San Marcos destacan Margarita Práxedes Muñoz, quien en 1890 se convirtió en la primera Bachiller en Ciencias con la tesis titulada “La unidad de la materia o identidad de origen de los reinos inorgánico y orgánico”, Laura Esther Rodríguez Dulanto la primera doctora en Ciencias y primera mujer médico-cirujano y la doctora Leopoldina Gaviño Matías esposa de Enrique Guzmán y Valle.

Margarita Praxedes Muñoz. Primera bachiller en Ciencias. 1890

Laura Esther Rodríguez Dulanto. Primera médico cirujano. 1900

                                    

En el campo de las letras destacan Esther Festini de Ramos Ocampo, la primera doctora en Letras  con la tesis titulada “Cuestiones relativas a la educación femenina” y María Elvira Rodríguez Lorente, sobrina del ilustre Sebastián Lorente, así como la pedagoga María Luisa Molinares de Reátegui directora del Instituto para señoritas Molinares.

Esther Festini de Ramos Ocampo. Primera doctora en Letras. 1904


[1] Las fotos fueron tomadas de la revista Variedades; del texto de Elvira García y García La Mujer Peruana a través de los siglos. 2do Vol. Lima: Imprenta Americana, 1924-1925; y Del Olvido a la Memoria. Mujeres Peruanas de 1860 a 1930. Historia Gráfica. Lima. 2003.

Anuncios

Comments (1) »